Noticias/Novedades

Vinos orgánicos: cómo es el negocio de las bodegas boutique que exportan

18 septiembre 2019 · Novedades

En los viñedos, el 2,8% del total a nivel país tiene certificación orgánica. Crédito: Domaine Bousquet

En la Argentina cada vez hay más bodegas con prácticas sustentables, producción orgánicay biodinámica. Son boutiques en su mayoría y exportan buena parte de lo que fabrican con destino principal a la Unión Europea.

Según datos del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria ( Senasa ), el 95% de los vinos certificados como orgánicos se exportan y la Unión Europea representa el 75% de ese total (4,8 millones de litros en 2018). En ese mercado, un 67% va a Dinamarca (2 millones de litros). También hay ventas a Suecia (1,2 millones de litros), entre otros destinos.

Los otros importadores de vino orgánico argentino son Estados Unidos (4%), Suiza (3%), Japón (3%) y el 15% restante se distribuye en diversos destinos del mundo, como Brasil , Canadá , Colombia y Rusia .

Una clave es que la Argentina, según un estudio de 2016 del Instituto de Investigación en Agricultura Orgánica (FIBL, por sus siglas en inglés), es el segundo país con mayor cantidad de tierras agrícolas orgánicas (3 millones de hectáreas); detrás de Australia (27,3) y delante de China (2,3). La mayor superficie de esas tierras está destinada a producción de pastos orgánicos para la ganadería.

En el caso de los viñedos, 2,8% del total local tiene certificación orgánica, lo que deja a la Argentina detrás de la Unión Europea (8,4%) y Nueva Zelanda (5%); y delante de Estados Unidos (2,7%), China (2,4%), Sudáfrica (2%), Portugal (1,8%) y Chile (1,5%).

Francia e Italia representan 73% del total de viñedos orgánicos del mundo, aunque se estima que China pronto se convertirá en el primer país en términos de superficie, ya que está convirtiendo un alto porcentaje de sus viñedos a orgánicos, un camino que también sigue Turquía .

«La producción orgánica es una oportunidad comercial importantísima, ya que la norma argentina es 100% equivalente con la europea desde hace años. Son de los sistemas de certificación orgánica más confiables y respetados del mundo», sostiene Juan Pino, cofundador de VIOS y creador de la Feria de Vinos Orgánicos y Sustentables, que realizará su sexta edición del 1º al 3 de agosto en La Botica del Ángel, en el barrio porteño de San Telmo .

El 95% de la producción de los viñedos orgánicos se vende al exterior. Crédito: Domaine Bousquet

Domaine Bousquet, con 280 hectáreas propias en el Valle de Uco ( Mendoza ) donde produce 4 millones de litros al año, es la bodega completamente orgánica (toda su línea de productos lo es) más grande del país. Exporta el 95% de lo que fabrica y se ubica entre las 15 bodegas más exportadoras del país, incluyendo las tradicionales.

Ignacio Martínez Landa, gerente de marketing de la empresa, contó que la familia de cuatro generaciones, de tradición vitivinícola en Carcassone (sur de Francia), compró las tierras en 1997.

«Es una de las pioneras; las tierras eran un desierto y, desde el inicio, decidieron que privilegiarían la producción orgánica por el clima y por la tierra virgen. En 2002 fue la primera cosecha comercial y en 2005 certificamos; en ese año no existía ni en la Argentina ni en el mundo el desarrollo que hoy tienen los vinos orgánicos», dijo.

Oportunidades

La primera bandera que plantó la bodega en el exterior fue en Suecia. En Estocolmo tuvo el primer tender de Malbec argentino orgánico con 200.000 litros. «Después nos fuimos expandiendo al resto de Europa que hoy representa 35% de nuestro mercado y atendemos desde un depósito en Holanda -agregó Martínez Landa-. Seguimos con Estados Unidos, donde tenemos una estructura propia, y es nuestro mayor destino con 40% del total».

El ejecutivo insistió en que el hecho de que todos los productos sean orgánicos es «un diferencial; no solo somos orgánicos por lo ambiental, sino porque estamos convencidos de que el vino es mejor».

Además de sus propias uvas se proveen de otros productores. «Toda uva se analiza antes de ingresar; desarrollar abastecedores es un trabajo de largo plazo con una apuesta a la capacitación y también con incentivos, como es el mejor precio», indicó Martínez Landa.

Chakana, fundada en el 2002 por la familia Pelizzatti, cuenta con la Finca Nuna (Agrelo, Luján de Cuyo; 150 hectáreas con manejo orgánico/biodinámico desde 2012 con certificación orgánica a partir de cosecha 2014 y biodinámica Demeter «en conversión»); La Adelina (Mayor Drummond, Luján de Cuyo; 21 hectáreas todas plantadas con Malbec con manejo orgánico desde 2013 certificado «en transición»); Los Cedros (Altamira, Valle de Uco; 13 hectáreas netas plantadas, manejo orgánico desde 2013 certificado «en transición») y Ayni (Altamira, Valle de Uco; 26 hectáreas plantadas y certificado).

Julio Pelizzatti, dueño de la bodega, apuntó que exportan 80% del millón de botellas anuales que producen y sus principales destinos son Estados Unidos, Europa y Brasil. «El mercado internacional tiene una demanda creciente de productos orgánicos y naturales; en cambio los biodinámicos registran una menor pero despiertan curiosidad como un paradigma agrícola diferente y alejado de los criterios capitalistas», describió.

En el caso del mercado doméstico, sostuvo que «pacientemente» tratan de educar a los consumidores respecto de que «la forma de hacer vino no es indiferente; pero el predicamento es difícil de transmitir. Todavía el segmento que tiene una verdadera comprensión de lo que implica una agricultura alternativa es exiguo».

En la elaboración Chakana utiliza el criterio de intervenir lo menos posible en los procesos de fermentación, utilizando levaduras indígenas, minimizando las intervenciones con SO2 (anhídrido sulfuroso) y otros aditivos, y privilegiando el uso de materiales porosos en la crianza (cemento sin epoxi y toneles), de manera de conservar el carácter del lugar en el vino.

 

Nota original: https://www.lanacion.com.ar/economia/campo/vinos-organicos-como-es-negocio-bodegas-boutique-nid2269271